Menu

Supercomputación en el sitio de excavación

Arqueólogos daneses trabajan en conjunto con expertos en computación de alto rendimiento para permitir registros en 3D rápidos e intensivos para trabajos de arqueología in situ.

La excavación arqueológica es una práctica destructiva. Por esta razón los arqueólogos deben documentar meticulosamente cada paso de su trabajo. La manera tradicional de hacerlo es con lápiz y papel. Pero la tecnología digital está encontrando su lugar en el sitio de excavación: se utilizan registros en 3D para documentar excavaciones obteniendo como resultado modelos en 3D interactivos, con gran cantidad de detalles y dimensionalmente estables, ideales para fines de investigación.

Este experimento, llevado a cabo en una excavación de los asentamientos de la Edad de Hierro, es solo uno de los muchos ejemplos de la tecnología digital que se utiliza cada vez más en la ciencia arqueológica.

Sin embargo, se ha presentado un problema importante referente a los registros en 3D: la cantidad de tiempo que insume. A los arqueólogos de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, la transmisión de datos 3D desde el sitio de excavación hasta los ordenadores que procesan los datos y la recepción por parte de ellos del modelo 3D para su validación en el sitio les llevó 12 horas. La mayoría de las excavaciones se realizan en conexión con la construcción de caminos o edificios y hay un límite de tiempo disponible. Por eso los arqueólogos deben apresurarse antes de que el sitio responda a otros propósitos.

Por esta razón, los arqueólogos de la Universidad de Aarhus están trabajando en conjunto con expertos del centro nacional para computación de alto rendimiento, DeIC (Danish e-Infrastructure Cooperation), ubicado en la Universidad del Sur de Dinamarca y dirigido por la misma. El equipo de arqueólogos y programadores utilizó las instalaciones nacionales de Abacus 2.0 HPC para reducir significativamente el tiempo, de 12 horas a 15 minutos, utilizando conexiones de alta velocidad y la potencia de la supercomputación para transmitir datos desde el sitio de excavación y recibirlos nuevamente.

Este experimento, llevado a cabo en una excavación de los asentamientos de la Edad de Hierro, al norte de Aarthus, es solo uno de los muchos ejemplos de la tecnología digital que se utiliza cada vez más en la ciencia arqueológica. La infraestructura tecnológica de alta velocidad es un elemento clave para que esto suceda.

La tecnología digital avanzada permite fortalecer cada nivel de la ciencia arqueológica: desde el análisis de imágenes aéreas enviadas por satélites o drones sobre modelos en 3D de sitios o artefactos singulares con gran cantidad de detalles hasta el nivel microscópico que permite, por ejemplo, el análisis polínico automático.

En este vídeo un arqueólogo de la Universidad de Aarhus nos conduce en un viaje atrás en el tiempo hacia la excavación del enorme sitio de sacrificio de los soldados caídos, Alken Enge. Aquí nos presentan cómo se realiza una excavación en la era digital, con la colaboración de un gran equipo en la recopilación y el procesamiento de datos.


Published: 10/2015

For more information please contact our contributor(s):