Menu

LifeWatch nos ayuda a entender la biodiversidad…y preservar el planeta

El parque Nacional Doñana en Andalucía, al sur de España, es un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una de las reservas naturales más fascinantes del mundo, un mosaico de ecosistemas y hogar exclusivo de especies en peligro. El parque está conectado a LifeWatch, una infraestructura electrónica europea para la investigación científica de la biodiversidad y los ecosistemas, que permite a los científicos acceder en tiempo real a una amplísima variedad de datos de diferentes recursos para conocer y ayudar a preservar y proteger este medio ambiente.

Las redes de comunicaciones proporcionadas por RedIRIS, están al servicio de la ciencia para la conservación de la biodiversidad y la mejora del medioambiente

La biodiversidad, conservación de la fauna silvestre, espacios protegidos, ecosistemas, recursos genéticos y desertificación son campos que estudia la ciencia con el objetivo de conocer y preservar un medioambiente equilibrado y sostenible para las generaciones presentes y futuras del planeta Tierra.

Al hablar de biodiversidad nos referimos a la gran variedad de seres vivos (plantas, animales, hongos y microorganismos) y su interacción con los ecosistemas en los que habitan. Estos seres son objeto de clasificación, estudio y seguimiento; se analizan sus patrones naturales, su variabilidad genética, los ecosistemas de los que forman parte y los paisajes o regiones en donde se ubican.

Parque de Doñana: un territorio desbordante de biodiversidad

España tiene el privilegio de contar con un lugar que posee una biodiversidad única en Europa: el Parque de Doñana. Se encuentra ubicado en Andalucía, entre las provincias de Huelva y Sevilla, en el delta del río Guadalquivir. Tiene una extensión de 543 kilómetros cuadrados, de los cuales 135 son área protegida

Doñana es un mosaico de ecosistemas constituido por marismas, playas, dunas fijas y móviles, matorrales, monte bajo, cotos y hábitats ribereños. En particular, se destaca la marisma, de enorme importancia por ser, cada año, lugar de paso, cría y refugio invernal de más de 500.000 aves acuáticas europeas y africanas. En el parque se encuentran especies únicas y otras en serio peligro de extinción, como el águila imperial ibérica y el lince ibérico.

El parque recibe el nombre de Doñana en honor a Doña Ana de Mendoza, esposa del VII duque de Medina-Sidonia, quién se retiró a vivir en este paraíso en el siglo XVI. La Reserva Biológica de Doñana (RBD) en Almonte, Huelva, fue creada en el año 1964 por el ilustre científico español José Antonio Valverde, junto al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y con la ayuda financiera de la organización ecologista World Wildlife Fund (WWF). Desde entonces, diversas instituciones internacionales de protección ambiental realizan actividades en este lugar.

La Estación Biológica de Doñana (EBD) es un centro de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cuya misión es coordinar los proyectos de investigación multidisciplinarios del más alto nivel que se llevan a cabo en la Reserva Biológica y proporcionar apoyo logístico a la comunidad científica.

Infraestructura de Doñana y LifeWatch: un factor fundamental en la investigación sobre biodiversidad global

LifeWatch (e-Science European Infrastructure for Biodiversity and Ecosystem Research) es una infraestructura electrónica europea para la investigación científica de la biodiversidad y ecosistemas, como el Parque Nacional de Doñana, que integra desde información de museos a sistemas con gran cantidad de sensores en “tiempo real”.  El desarrollo de LifeWatch fue financiado por el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea.

LifeWatch está constituida actualmente por Bélgica, los Países Bajos, Italia, Grecia, Rumania y España y han expresado su interés por participar Alemania, Dinamarca, Finlandia, Francia, Islandia, Noruega y Suiza. La gestión de LifeWatch está en manos de España (a través del CSIC), los Países Bajos e Italia.

Doñana, el centro principal de LifeWatch, inició una nueva fase tecnológica en el año 2010 cuando RedIRIS, la red académica y científica española, instaló en la Reserva una red de transmisión de imágenes, voz y datos que mejoró significativamente las conexiones tradicionales. Solo en ese año se pudieron conectar casi 900 sensores.

Fue cuatro años más tarde, en el 2014, que Doñana inició una nueva etapa de investigación, cuando el Ministerio de Economía y Competitividad financió el proyecto “Adaptación y mejora de la internacionalización de la infraestructura digital ICTS-RBD para la ESFRI-Lifewatch”, con cuatro actuaciones: 1. Desarrollo de una infraestructura TIC (para apoyar los procesos de seguimiento de la ICTS), 2. Creación de una red de distribución de microsensores (para la monitorización del cambio global a gran escala), 3. Mejora de las instalaciones de la ICTS RBD (Centro de Procesamiento de datos, Laboratorios digitales, etc.) y 4. Tareas de demostración.

Estas actividades contarán con el respaldo de nuevas redes de fibra óptica suministradas por RedIRIS-NOVA. Las redes optimizarán las infraestructuras existentes para el almacenamiento, procesamiento y recuperación de datos; proporcionarán acceso único y abierto a gran cantidad de información distribuida en bases de datos interconectadas; mejorarán el uso y la monitorización de los datos; enriquecerán el intercambio de información entre investigadores y posibilitarán el seguimiento de observaciones en tiempo real.

“La inclusión de las instalaciones de la Reserva Biológica de Doñana en la huella de la fibra de RedIRIS-NOVA, constituye un nuevo hito por su conectividad a nivel global, dentro de RedIRIS y de la Intranet mundial de investigación. El ancho de banda casi ilimitado que proporciona la nueva conexión, permite que la gestión y uso de las imágenes de vídeo y de todos los sensores desplegados en Doñana pueda llevarse a cabo en condiciones óptimas de calidad, simultaneidad y seguridad, de manera tal que puedan ser utilizadas por los investigadores de los proyectos más ambiciosos y para la transferencia de conocimiento hacia la sociedad”, dice Víctor Castelo Gutiérrez, Director de Comunicaciones y Seguridad. Secretaría General Adjunta de Informática, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) [hasta diciembre de 2014]


Published: 02/2016

For more information please contact our contributor(s):