Menu

Siguiendo al alce y al salmón con GPS

La tecnología de biotelemetría para la monitorización de la vida silvestre y la pesca ha evolucionado muchísimo a partir de la década del 90: desde los pesados collares de varios kilos que se colocaban a los alces y renos con radiotransmisores muy primitivos hasta los minúsculos biosensores del salmón y las mochilas con GPS a energía solar de las águilas que contienen cámaras y aceleradores.

Este enorme salto enla tecnología de monitorización ha abierto fabulosas oportunidades a los investigadores. Pero también produce toneladas de datos abriendo una brecha entre el volumen de datos disponible y las herramientas para manejarlos. La gente del WRAM, el Centro para la Monitorización Inalámbrica de Animales a Distancia en Umeå, está cerrando esta brecha, no solo para su propio beneficio, sino que se espera sea también en beneficio de la comunidad global de investigación en vida silvestre.

Intercambio de datos entre investigadores

Con base en la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas en Umeå, los científicos crearon el sistema de gestión de datos WRAM e infraestructura para recepción automática, almacenamiento a largo plazo, intercambio y análisis de datos del sensor de biotelemetría de loas animales. Una de las características claves del sistema es un nivel de base de datos federada que permite a los investigadores de todo el mundo cooperar fácilmente e intercambiar datos a través de redes de investigación y educación.

El director de WRAM, Holger Dettki, explica:

– Hace 20 años, cuando los collares de muy alta frecuencia (VHF) eran algo corriente, para realizar un estudio del suelo se requerían varios asistentes de investigación registrando algunas posiciones todas las semanas. Ahora, los investigadores pueden acumular más lecturas de sensores en quince días que lo que podían lograr con el sistema VHF en cinco años.

Salmon_PIT-tag-En el año 2003, llegaron al mercado los primeros collares de animales con sensores GPS y transferencia de datos integrada mediante redes de teléfonos móviles. Desde ese entonces, las técnicas han evolucionado. Se redujo el costo de las etiquetas, sensores y métodos de transmisión y se desarrollaron varios biosensores. Gracias a ello, los ecologistas tienen una enorme oportunidad de estudiar el comportamiento individual de un animal y su psicología en la naturaleza, lo que no era posible tiempo atrás.

Demasiados datos

Pero, de acuerdo a Holger Dettki, debido a la enorme cantidad de datos disponibles, los grupos individuales de investigación no consiguen analizarlos de manera oportuna. Ellos también desean compartir sus datos con proyectos de investigación similares para lograr efectos de sinergía. El centro WRAM hace que esto sea posible, permitiendo a los investigadores y administradores de pesca y fauna silvestre acceder y analizar datos similares de los sensores de los animales desde diferentes sistemas de bases de datos en todo el mundo de manera unificada y eficiente utilizando un solo portal web. Para Dettki este nuevo sistema de gestión que permite acceder a datos redundantes desde una base de datos local y remota y facilitar la colaboración a escala internacional es una gran esperanza:

El desafío de Big Data

-Creo que el centro WRAM va a llegar a ser una de las infraestructuras científicas más importantes para la recepción, almacenamiento e intercambio de datos del sensor de biotelemetría. Big Data es un gran desafío para los ecologistas, y también lo será en muchas otras áreas de investigación en el futuro. WRAM esHolger_Dettkiun verdadero desafío. Los ecologistas con ambiciones de realizar profundas investigaciones ya no deben recurrir a hojas de cálculo o simples archivos de texto. Pero, lamentablemente algunos organismos de financiamiento y algunos miembros de la comunidad de investigación no creen que sea así. Sin embargo, con el extraordinario volumen de datos de biotelemetría que está ingresando, necesitamos herramientas que sean mucho más poderosas.

Actualmente, la infraestructura digital del centro WRAM se está diseminando por el planeta aplicándose para usuarios y proyectos en todos los países nórdicos, Europa y África. Mientras esto sucede, continúan surgiendo más posibilidades de sinergía entre los distintos sistemas. A modo de ejemplo, WRAM planea permitir a los investigadores interrelacionarse con el nuevo sistema de Anotación de Seguimiento Automatizado de Datos Medioambientales desarrollado por el socio colaborador de WRAM, MoveBank, en cooperación con la NASA. Esto significa que los datos de posición se pueden sincronizar con hasta 19 variables medioambientales globales encontradas a través de análisis de fotos satelitales, y de esta manera, es mucho más fácil que antes comprender cómo el comportamiento de los animales se ve afectado por las condiciones del medio ambiente.

Holger Dettki, director del WRAM, el Centro para la Monitorización Inalámbrica de Animales a Distancia en Umeå


Published: 04/2016

For more information please contact our contributor(s):